Trucos

Para planchar mejor Antes que una buen centro de planchado vertical a vapor… Tiende y destiende mejor.

Sí, como lo oyes. pero no solo eso, también es importante que sigas estos pasos para facilitar el planchado:

Centrifuga al mínimo

Centrifugar al mínimo, así la ropa te saldrá mucho menos arrugada y tendrás que planchar menos tanto si usas una plancha convencional como un centro de planchado vertical.

Aprende a tender bien

Si aprendes la forma de poner bien la ropa en el tendedero, vamos, tender bien, también nos ayuda a que las prendas se arruguen menos. El secreto está en estirarla bien y colocarla de la mejor manera posible en el tendedero.

Tiende las camisas en una percha

Si tiendes las camisas en una percha, en vez de colgarlas al tendedero directamente, se quedan casi sin arrugas. Haz la prueba y sorpréndete con los resultados.

Cuando la ropa esté seca destiéndela

Cuando la ropa ya esté seca, destiéndela. Si la dejas demasiado tiempo en el tendedero, la ropa se te quedará como acartonada y se crearán más arrugas.

Dobla la ropa recién destendida

Al doblar la ropa recién destendida te ahorrarás tener que pasar la plancha hasta en 80 % de tu ropa. Lo que tengas que planchar estará mucho menos arrugado.

centro de planchado vertical

Conoce todos los secretos de tu centro de planchado vertical

¿Conoces todos los secretos de tu centro de planchado vertical?

La plancha a vapor vertical, uno de los mejores inventos para dummies del planchado.

Las planchas han ido incorporando nuevas prestaciones, tanto es así que cada vez cuesta menos quitar las arrugas. con un centro de planchado vertical, planchar la ropa ¡parece un juego de niños!

No hace falta conocer la técnica, tan sólo hay que colgar la ropa en la percha y pasar el mando de vapor. Esta  solución es perfecta si buscamos planchar en menos tiempo y con menos esfuerzo. También si queremos planchar tejidos especiales o prendas delicadas.

Planchar cortinas

Si dispones de un centro de planchado vertical, podrás planchar las cortinas de tu casa sin necesidad de descolgarlas. A veces nos olvidamos de ellas, pero las cortinas necesitan también lavados, al menos uno al año.

Acumulan ácaros, partículas de polvo y una capa de suciedad con el paso del tiempo. Las cortinas son una pieza clave de cualquier habitación, ya que no sólo protegen la vivienda sino que forman parte de la decoración.

Una vez que hemos lavado las cortinas, las colgamos seguidamente de los rieles, aunque todavía estén húmedas. Así evitaremos que se formen nuevas arrugas. Además, este tejido se plancha mucho mejor en vertical. Cuando se hayan secado o estén a punto de secarse, pasamos el mando del centro de planchado y aplicamos el vapor por las zonas con más arrugas.

Planchar sin tabla una camisa y una americana

Los centros de planchado vertical te permiten hacerlo sin tabla de planchar una camisa o americana. Si sueles llevar americanas o trajes con frecuencia, este tipo de plancha se convierte en una gran ayuda.

En menos tiempo  y aún sin conocer la técnica podemos planchar en vertical. Colgamos la camisa o la americana en la percha y aplicamos calor. En función de las arrugas, podemos utilizar más o menos cantidad de vapor.

Cuelga las prendas

Cuelga las prendas recién planchadas, así lo hacen en cualquier centro de planchado. Eso sí, no la guardes en el armario ni en bolsas para guardar la ropa hasta que no se hayan enfriado del todo.

Además, la plancha vertical sirve también para higienizar la ropa sin necesidad de lavarla. Los lavados frecuentes pueden acabar dañando la ropa y, a veces, sólo queremos quitar olores e higienizarla.

Podemos utilizarlo también para limpiar colchones, sofás o sillas de tapicería. Son cosas que no limpiamos con frecuencia y que, en cambio, usamos a diario.

Aquí te dejamos una pequeña selección de algunos complementos que te serán indispensables.

¿Te parecen pocas las ventajas?

Si te ha sabido a poco y aún no te has decidido a comprar una plancha vertical, sigue leyendo y te mostraremos todavía algunas más.

  • Su principal ventaja es que podemos planchar en casa las prendas más delicadas, como los vestidos de gasa, raso o los trajes.
  • El planchado no daña la ropa, al no entrar en contacto directo con el tejido, algo que nuestras prendas, sobre todo las más delicadas, agradecen. Tampoco altera el color de las prendas, ni produce brillos.
  • Con el vapor, podemos alisar zonas de las prendas que son más difíciles de planchar, como los puños y los volantes de algunos vestidos.
  • Usar la plancha vertical, en lugar de una plancha convencional, favorece la duración de los tejidos.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad